Traductor

26 nov. 2010

QUINTANARROENSES, ¡A CUIDAR LA CUMBRE DE CAMBIO CLIMÁTICO!


CANCÚN, Q.R., Viernes 26 Noviembre 2010.

CONSTE!
¡DEFENDAMOS LA COP16!

+ Todos los quintanarroenses deben contribuir a que haya tranquilidad
+ El estado debe consolidarse como un lugar seguro para turistas e inversionistas
+ ¡Freno a los lidercillos que buscan pleito y protagonismo en Cancún!...

Por CARLOS CANTÓN ZETINA*
carlos_cantonz@hotmail.com

¡Demostremos que sí se puede!...
Quintana Roo y particularmente Cancún son el centro de la atención mundial, a pocas horas de que inicie aquí la Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático de la ONU (COP16). Desde hace días los ojos de la población del orbe están puestos en esta paradisiaca región del Caribe mexicano; más lo estarán a partir del lunes 29 y hasta el 10 de diciembre.
Hoy, en el estado, no es hora de críticas --por muy justificadas que sean—sino de unidad. Hoy, dejemos a un lado las diferencias y sintámonos orgullosos pero también comprometidos.
Los quintanarroenses esperan mucho de la histórica reunión --no sólo la derrama económica, de suyo importante--: que se adopten decisiones que ayuden específicamente al estado a salvaguardar su entorno ambiental y atenuar las recurrentes catástrofes meteorológicas como huracanes, que mucho han golpeado al estado.
Pero, también, los quintanarroenses están obligados a contribuir a que el evento transcurra en paz y sin mayores sobresaltos. A demostrarles al mundo que son anfitriones de primera, responsables y hospitalarios. A respaldar al gobierno del estado en las medidas que ya ha adoptado para evitar actos de violencia o de vandalismo.
Habrá manifestaciones de grupos radicales, proclives a la alteración del orden público. Habrá “movimientos de protesta” de organizaciones cuyos líderes tienen fama de oportunistas y busca-pleitos… y busca-dinero y busca-reflectores. Contribuyamos todos a frenar sus nefastas ansias de protagonismo. Todos los quintanarroenses --no sólo los gobiernos federal, estatal y municipal-- deben estar preocupados y ocupados en que haya ORDEN y tranquilidad. Porque, además, está en juego la imagen turística de todos los destinos de la entidad, y de la industria sin chimeneas, no hay que olvidarlo, viven miles de familias.
Por eso, la ciudadanía no puede ni debe mantener una actitud de indiferencia o falta de solidaridad en estos días. ¡Eso sería imperdonable!. Cancún no puede fracasar, los quintanarroenses no pueden ni deben fracasar…
Hoy, también, están en juego no sólo la consolidación de Quintana Roo como un estado seguro --para el turismo y para los inversionistas— sino también el futuro de nuestros hijos, nietos, bisnietos, en la medida en que se den las condiciones favorables para que delegaciones de 194 naciones y miles de líderes políticos, sociales y empresariales lleguen a acuerdos para limitar el calentamiento global del planeta. Y no olvidemos --¡por favor!-- que el estado, por su situación geográfica, es altamente vulnerable a las embestidas del cambio climático, como ya ha sufrido sus efectos, incluso este mismo año, con sus pérdidas económicas millonarias. ¡Y ni qué hablar de las calamidades de años anteriores!.
En rigor, los habitantes del estado deben sentirse orgullosos de que se haya elegido a Cancún para ser la sede de la Cumbre de Naciones Unidas. Valga la comparación: sólo tres eventos son de talla internacional, que concitan la atención de millones de personas. Uno es el Mundial de Futbol; otro, las Olimpiadas, y el tercero la reunión de la ONU sobre el ambiente.
Y no, no es una casualidad que este año Quintana Roo sea anfitrión de la COP16. Es producto de factores como éstos:
1.- La baja incidencia delictiva. Quintana Roo ocupa el lugar 27 a nivel nacional en ese rubro. Muy abajo en materia delictiva de entidades como Chihuahua, Tamaulipas, Nuevo León, Michoacán y Guerrero, donde son altísimos los niveles de criminalidad. Esto hace de esta entidad un lugar seguro para los asistentes a la Cumbre, incluyendo sobre todo a los numerosos Jefes de Estado.
2.- El compromiso y los esfuerzos de Quintana Roo con el cuidado del medio ambiente. Hay un reconocimiento internacional en ese sentido. De lo contrario, es obvio que no se hubiera aceptado que fuera sede de la XVI Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas. Hay una alta calificación para QR en el rubro ambiental.
3.- La estabilidad política y social que, sin duda, existe en el estado. No hay conflictos mayores.
4.- Quintana Roo es líder en generación de empleos, en inversión turística y en desarrollo sustentable. El crecimiento económico es un ejemplo a seguir por el resto de la República.
5.- En Protección Civil, el estado ha dado muestras de una gran eficiencia. Ante el embate de huracanes poderosos como el “Wilma” --entre otros-- se ha evitado la pérdida de vidas humanas, y ese es un logro que no hay que escamotearle al gobierno de Félix González Canto. Con justa razón ha sido objeto de diversos reconocimientos, entre ellos precisamente de la ONU.
(¿Usted cree que otros estados, particularmente el Distrito Federal, no lucharon tenazmente por ser la sede de la Cumbre?. El gobernante capitalino se quedó con las ganas, y por eso organizó su “mini-cumbre” de cambio climático, con alcaldes de varios países. ¡Pero cómo realizar la COP16 en una ciudad tan insegura como es la capital de la República!, donde no habría garantías para los relevantes personajes participantes).
6.- A propósito del DF, Quintana Roo cuenta con la infraestructura hotelera de primer nivel de la que no dispone la ciudad de México. Allá hay muchos más centros de hospedaje, pero no de la calidad que hay aquí.
7.- Por último, las bellezas naturales, la riqueza cultural y el clima agradable que tienen esta entidad. Son inigualables, eso todo el mundo lo sabe.
Así pues, la responsabilidad de que la importante Cumbre mundial se desarrolle con tranquilidad, sin desagradables sorpresas, no corresponde sólo a las fuerzas armadas y policiales de Federación y administraciones estatal y municipal. También es de todos los quintanarroenses.
¡Sí, demostremos que sí se puede!, y que estamos a la altura de las circunstancias, tan especiales como éstas.
---------o---------
EL PAPELÓN DE CARLOS JOAQUÍN.- Inmediatamente después de que en esta columna periodística señalamos al diputado federal de depredador del ecosistema en Playa del Carmen y de hacer “acuerdos en lo oscurito” a cambio de otorgar permisos irregulares de construcción de hoteles, como el Princess --cuya explosión costó 7 vidas humanas, incluyendo las de 5 turistas canadienses--, Carlos Joaquín González reaccionó más con el hígado que con la cabeza. Atropelladamente emitió una demagógica declaración en la que asegura que está limpio y dispuesto a rendir cuentas. Pero su discípulo, el otro pillo Román Quian Alcocer se le rebeló. El jueguito de ping-pong entre ambos todavía tendrá más episodios. ¡Se culpan mutuamente!, ¡cada uno quiere salvar el pellejo “haiga como haiga sido”!...
------- --------
*Carlos Cantón Zetina es un periodista con una vasta trayectoria profesional de 45 años. Fue reportero y Jefe de Información del diario Excélsior y director general de las revistas de circulación nacional Quehacer Político, Polémica y Huellas.
http://carloscantonzetinadice.blogspot.com
http://laverdadseimpone.blogspot.com
Twitter: @cantonzetina

22 nov. 2010

CÚMULO DE PERMISOS "CHUECOS" DE CARLOS JOAQUÍN GONZÁLEZ A HOTELEROS


CANCÚN, Q.R, Lunes 22 de Noviembre de 2010.

CONSTE!
CARLOS JOAQUÍN, DEPREDADOR

+ El Gran Gestor de hoteleros que han dañado los manglares
+ Permisos ambientales para construcción, a cambio de “favores”
+ Como alcalde de Playa del Carmen pisoteó la Ley de Vida Silvestre

Por CARLOS CANTÓN ZETINA*
carlos_cantonz@hotmail.com

Si algo caracterizó la gestión de Carlos Joaquín González como alcalde de Solidaridad (Playa del Carmen), fue su connivencia con empresarios hoteleros --sobre todo españoles-- para causar daños severos e irreversibles al medio ambiente. Se convirtió en un eficiente gestor de ellos. Y están documentados muchos casos que confirman tal depredación por ejemplo de vastas zonas de mangle.
El hoy diputado federal demostró que no le importa el cuidado del ecosistema de las costas quintanarroenses, y por eso quizá encaminó sus esfuerzos a ser presidente de la Comisión de Turismo --desde la que puede proteger sus intereses económicos-- y no de la de Ecología y Medio Ambiente en la Cámara Baja.
Como presidente municipal pisoteó varias normas: Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente (LGEEPA), Ley General de Asentamientos Humanos e incluso la Ley Forestal del estado de Quintana Roo. Pero la que más fervor transgredió fue la Ley General de Vida Silvestre (LGVS) que protege las zonas de manglares.
Sin respeto alguno a los ciudadanos del estado, particularmente a los de Cancún que lo convirtieron en legislador el 4 de julio, no se ha dignado a ofrecerles –al menos eso-- una explicación acerca de los términos y condiciones en que durante su gobierno se otorgaron permisos y licencias de construcción al hotel de capital ibérico Grand Princess Riviera Maya, colapsado el pasado domingo 14. Hay sospechas fundadas de que los propietarios del inmueble no acataron la normatividad correspondiente.
Carlos Joaquín tuvo dos años “de oro” --1995 y 1996-- en que aprobó o convalidó un buen número de desarrollos hoteleros en virtud de que el Congreso federal aún no había aprobado las modificaciones a la LGVS que establecen severas restricciones para el aprovechamiento de los manglares. El 16 de junio de 2008, el diario El Universal, en un artículo respecto a la acción depredadora de los inversionistas españoles, estableció: “Algunos permisos de construcción fueron autorizados sin restricción alguna por el Ayuntamiento de Solidaridad que presidió Carlos Joaquín González, actual Secretario de Turismo estatal”.
La reforma a la Ley de Vida Silvestre, que incluyó la adición del Artículo 60 TER, fue publicada en el Periódico Oficial de la Federación el 1 de febrero de 2007, misma fecha que entró en vigor. Con absoluta claridad, la disposición legal determina que toda construcción de playa debe respetar intacta una importante franja de manglar.
¡Y qué crueles “coincidencias” de la vida!: ese mismo día, Carlos Joaquín, quien se encontraba en Madrid, anunció muy orondo que la cadena Princess construiría en la Riviera Maya un hotel para gran turismo --el mismo donde ocurrió la explosión más de 3 años después-- y que empezaría a edificarlo “este mismo mes de febrero” con 1.700 habitaciones. Esponjado como pavo real, el edil solidaridense presumió que tal proyecto “era un logro” de la delegación quintanarroense que asistía a la Feria Internacional de Turismo (FIT) en la capital española.
Y ya vigente el nuevo ordenamiento legal protector del ecosistema, Carlos Joaquín autorizó o al menos toleró la edificación de varios desarrollos hoteleros a costa de la destrucción de manglares y selvas. Entre ellos estaría el Gran Princess, que empezó a funcionar aparentemente el 10 de diciembre de 2007 aunque no estaba concluido totalmente. Nadie ha querido decir la fecha exacta de la “inauguración”.
Otros proyectos que, cuando entró en vigor la modificación a la Ley de Vida Silvestre, se encontraban en proceso de evaluación o apenas en los trámites iniciales para obtener los permisos ambientales, también se consumaron durante la infausta administración joaquinista: “Hotel Las Velas y Casas Velas”, “Paradisus Playa del Carmen --de la cadena española Sol Meliá--, “Costa Turquesa” y “Hotel Petit Lafitte”. Entre todos, arrasaron sin piedad con muchos miles de metros cuadrados de manglar.
El mismo día en que se promulgó la reforma legal en defensa de los manglares, Carlos Joaquín ratificó su calidad de “Gestor Número Uno de los Españoles”, al criticar veladamente el nuevo mandato de la LGVS. Desde la ciudad de Madrid, dijo aquel primer día de febrero de 2007: “No creo que una Ley prohíba de manera total y completa una forma de economía tan importante como es el turismo”.
Asimismo, el “gestor” expresó que la medida aprobada en el Congreso de la Unión “generaba incertidumbre entre los inversionistas”. Llegó al extremo de animar a los capitalistas diciéndoles que, a pesar de la modificación legal, podrían concluir los proyectos ya iniciados --¿devastando el medio ambiente?--: “No concebimos una Ley que venga exclusivamente a prohibir cosas; entonces, lo que nosotros vemos es la posibilidad de que se lleven a cabo y se logren algunas de estas inversiones”.
¡Inaudito!: el “representante popular”, en vez de defenderla, censuró una Ley que garantiza la supervivencia de la acosada franja de manglar en Quintana Roo, que durante la última década ha sido implacablemente castigada mediante la proliferación de una enorme cantidad de proyectos hoteleros y condominales.
Manifestaciones de su convicción anti-ambientalista, son muchas las acreditadas al presidente de la Comisión de Turismo:
--En junio de 2008, cuando el delegado de la Profepa en el estado, Guy Adrián Piña Herrera, clausuró parcialmente el hotel Gran Princess Riviera Maya --sí, el de la explosión-- al comprobar la devastación de 53.470 metros cuadrados de mangle y selva baja, la construcción del inmueble siguió adelante “gracias a la protección del entonces alcalde Carlos Joaquín”, ha denunciado José Zaldívar, dirigente de la fundación Ámbito Caribe.
--El 22 de enero de 2008 inició la construcción del complejo turístico Capella Bahía Maroma, al norte de Playa del Carmen. Con la complacencia de Joaquín, se desmontaron extensas superficies de manglar --¡en plena vigencia de la Ley de Vida Silvestre!--, en un predio que es parte del corredor biológico Punta Beté-Punta Maroma, considerado por la Semarnat como de alta fragilidad ecológica.
--El 4 de junio de 2008, Noticaribe puso al descubierto la sucia aprobación que el 5 de abril de ese año hicieron Joaquín y su leal Cabildo del Programa Director de Desarrollo Urbano (PDDU) de Tulum (entonces aún pertenecía a Solidaridad), para un periodo ¡de 24 años!, es decir, del 2006 al 2030. A sólo unos días de que concluyera su gestión como alcalde, de un plumazo, y en sesión secreta, eliminó el PDDU que había sido autorizado el 6 de junio de 2007. ¿Para qué lo hizo Joaquín?... Para que el Ayuntamiento dispusiera a su antojo de los terrenos del Parque Nacional de Tulum (664 hectáreas), regularizarlos, urbanizarlos y comercializarlos. Sin embargo, la Semarnat federal le tumbó el teatrito: interpuso una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación contra la aprobación del PDDU, argumentando que el parque y la zona de monumentos arqueológicos Tulum-Tancah son patrimonio común de todos los mexicanos. La Corte le dio la razón a Semarnat y anuló el documento.
--Carlos Joaquín “el gestor de empresarios” recibió durante su gobierno millonarias donaciones de empresas desarrolladoras de hoteles o infraestructura, a cambio de “agilizarles” permisos ambientales para construcciones irregulares. De hecho, esas donaciones llegaron a ser la segunda fuente de captación en los presupuestos de ingresos de 2006 y 2007 del ayuntamiento de Solidaridad. Por ejemplo, el entonces alcalde recibió 23.5 millones de pesos por ceder el predio del basurero de Playa del Carmen a cambio de de gestionar los permisos para la edificación de un complejo hotelero-condominal. Beneficiarios: Inmobiliaria Nuevo León, Inmobiliaria Helmer, Cabi Conjuntos Residenciales y Promotora Maroma. También negoció con Z Gas para que realizara su varias veces clausurado gasoducto; con el hotel Oasis Akumal, que construyó parte de su infraestructura hotelera sobre la vía pública, y con el hotel Bahía Príncipe, reiteradamente acusado de depredador por organismos ecologistas.
--En marzo de 2006, Joaquín “se hizo de la vista gorda” cuando la cadena AM Resorts rellenó una enorme porción de manglar y empezó a construir un camino, en un predio de Punta Maroma. Allí, el consorcio construyó en 16 hectáreas un hotel sin permisos de la Semarnat.
--En enero de 2006, el alcalde ayudó a Romárico Arroyo a conseguir los permisos para un hotel del “Desarrollo Tres Ríos”.
--En julio de 2006, “colaboró” con un desarrollo turístico en Xcacel-Xcacelito, que finalmente abortó.
--En esas fechas también intervino a favor del proyecto “Bahía Secreta”, dentro de Xcacel.
--En agosto de 2006, nada hizo para evitar el arrasamiento de manglares en la reserva de Sian Ka’an, donde dieron permisos de construcción.
--Antes, en octubre de 2005, ayudó al empresario Castelazo con la urbanización de “Costa Turquesa”, que carecía de permisos federales.
--Y ni qué decir de los incendios forestales en tiempos de Joaquín-alcalde. Cientos de hectáreas de selvas fueron destruidas, incluso en Sian Ka’an.
-----------o----------
LAS MANOS SUCIAS.- En su tercer y último informe de gobierno, Carlos Joaquín González se atrevió a decir –la noche del 4 de abril de 2008-- que se iba con “las manos limpias”. Ya se ve que están enlodadas. Como las de sus cómplices los regidores en su administración, porque tuvo un Cabildo a modo. También ellos tienen responsabilidad en los negociazos con los permisos ambientales, incluidos los del hotel Gran Princess. Sus nombres: Martín de la Cruz Gómez, Gilberto Gómez Mora, Benjamín Barbosa Heredia, Hermenegildo Aké Sarabia, Marciano Dzul Caamal, Edith Mendoza Pino (estos dos últimos, flamantes alcaldes electos); Rubén Aguilar Gómez (el pillo pariente de Román Quian Alcocer); José Carlos González Anguiano, Arturo López Magaña y José Meléndez Torres. ¡La Cueva de Alí Babá!...
----------- ---------
*Carlos Cantón Zetina es un periodista tabasqueño con una vasta trayectoria profesional de 45 años. Fue reportero y Jefe de Información del diario Excélsior y director general de las revistas de circulación nacional Quehacer Político, Polémica y Huellas.
http://carloscantonzetinadice.blogspot.com
http://laverdadseimpone.blogspot.com
Twiter: @cantonzetina