Traductor

13 ene. 2011

DESDE SEPTIEMBRE DENUNCIAMOS QUE MENDOZA ARGÜELLES ERA UN PILLO; HOY ESTÁ PRESO


CANCÚN, Q.R., Jueves 13 de Enero 2011.-
CONSTE!
LA NUEVA FUGA

+ El lodazal carcelario, problema que no puede resolver el gobierno
+ En septiembre lo dijimos: Mendoza Argüelles es un pájaro de cuenta
+ Verónica May debe ser separada del cargo; muchas veces acusada

Por CARLOS CANTÓN ZETINA*
carlos_cantonz@hotmail.com

El caos y la corrupción en el sistema carcelario del estado han sido y siguen siendo uno de los graves problemas que el gobierno de Quintana Roo ha sido incapaz de solucionar. Sobre todo, ha incurrido una y otra vez en equívocos nombramientos de funcionarios en ese rubro. La incongruencia es signo característico.
Y mientras tanto, continúa la fetidez en los penales, sobre todo en el de Cancún, con la mala imagen que ello acarrea al principal destino turístico del país. Así lo demuestra la fuga de cinco peligrosos reos “de alta peligrosidad”, ocurrida la última noche del año pasado en ese penal.
Existen por lo menos dos claros ejemplos de los yerros gubernamentales:
1.- Verónica May Villanueva es sostenida, a pesar de las acusaciones en su contra, como directora general de Prevención y Readaptación Social del estado. Esta dependencia es la encargada, directamente, de mantener el control en las cárceles. ¡Y la señora ha sido todo un fiasco!. El domingo 19 de septiembre de 2009 fue vergonzosamente destituida de ese mismo cargo… y el 12 de julio de 2010 nuevamente llevada al puesto. Hoy --¡otra vez!-- está bajo sospecha, acusada de tener amoríos con uno de los prófugos. Con todo y eso, temporalmente quedó como “encargada” de la dirección del penal benitojuarense.
2.- Jorge Alfredo Mendoza Argüelles fue designado el 16 de septiembre de 2010 nuevo director de la cárcel municipal de Benito Juárez (Cancún), no obstante sus negros antecedentes penales.
En esta columna – ¿ALCAIDE NARCO?--, el viernes 17 de septiembre pasado, dimos la primicia, una voz de alerta que nadie en el gobierno quiso escuchar. Dijimos, un día después del nombramiento, que éste se daba a pesar de que Mendoza Argüelles fue vergonzosamente cesado el 27 de septiembre de 2006 de la Secretaría Pública de Reynosa, Tamaulipas, por sus presuntos nexos con el Cártel del Golfo y “Los Zetas”. Fue corrido de la corporación policiaca como consecuencia de una “purga” de malos elementos… y en Cancún fue presentado como un brillante y ejemplar servidor público.
Junto con Mendoza Argüelles fue despedido su hermano Juan Manuel. “No renunciaron, sino que los corrimos, porque se les perdió la confianza”, estableció el comunicado de prensa dado a conocer por el entonces alcalde de Reynosa, el panista Francisco Javier Cabeza de Vaca, otra “fichita”: se le acusó de proteger al capo del narcotráfico Osiel Cárdenas Guillén.
En aquella ocasión, también establecimos: “El asunto es de la mayor gravedad, ya que el nombramiento del cuestionado Mendoza Argüelles se produjo un día después de que se informó que cinco presuntos “Zetas” fueron arrestados porque preparaban un ataque durante la ceremonia del “Grito” (de la Independencia) en Cancún con el objetivo de distraer a la policía y aprovechar la confusión para que otro grupo de sicarios liberara a narcotraficantes recluidos en la prisión municipal”.
Ahora se pagan las consecuencias de haber designado a un personaje siniestro, ligado al narcotráfico, como ¡director de la cárcel de Cancún!. El pasado viernes 7 de enero, Miguel Ángel Ramos Real, secretario de Seguridad Pública, dio a conocer la remoción de Mendoza Argüelles y del coordinador operativo del penal --el segundo en el mando--, Carlos Antonio Montero Flores. Su responsabilidad en la escapatoria de cinco delincuentes parece evidente. Fueron puestos a disposición de la Procuraduría de Justicia del estado. Están tras las rejas.
¿Cómo se fugaron los reos?. Es increíble: salieron tranquilamente por la puerta principal, mostrando documentos judiciales --falsos-- de liberación. ¿Y quién más, que las autoridades de la cárcel, podrían haberles facilitado esos papeles apócrifos?.
Los prófugos son el colombiano Bortell Archivold Level, quien estaba preso desde 2001 por narcotráfico; el cubano Onel Ernesto del Sol Valdés, detenido por estar involucrado en el tráfico de indocumentados --otro problema grave en Quintana Roo--, y los mexicanos Alejandro Guzmán, José Antonio Aquino y Johny Eduardo Rodríguez. El primero de ellos estaba procesado por secuestro, y los otros por robo calificado con violencia.
Mendoza Argüelles y Montero Flores tomaron posesión el mismo día, 16 de septiembre del año pasado. A partir de entonces ocurrieron hechos “muy raros”, que al mismo tiempo eran una voz de alerta… que el gobierno estatal no escuchó:
---El 22 de septiembre, una semana después de los nombramientos, apareció colgado en su celda Javier Alejandro Faz Domínguez, de origen texano, aprehendido la madrugada del 15 de ese mes. Encabezaba a los sicarios que intentaban el atentado durante el “Grito”. “Fue suicidio”, se apresuró a declarar Mendoza Argüelles. Y eso fue una mentira. En realidad, por los golpes que tenía, el reo fue asesinado.
---El 15 de octubre se registró otro supuesto suicidio, el de Richard Gorra Pérez, “El Carolas”, cuyo cadáver también fue hallado colgado.
----Semanas atrás se reportó otro intento de fuga, el cual fue frustrado por elementos del Ejército, ya que los reos saltaron a las instalaciones militares contiguas a la cárcel cancunense.
En cuanto a Verónica May, en agosto de 2009 se vio involucrada en el caso de las celdas VIP a ciertos reos del Cereso de Chetumal, junto con el director del penal, Victor Terrazas Cervera. Por eso, ambos fueron destituidos el 19 de septiembre de ese año. Verónica era directora de Prevención y Readaptación Social, y en esa calidad fue objeto de al menos dos recomendaciones de la Comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo, cuyo presidente Gaspar Armando García Torres denunció que se habían encontrado “grupos de poder en la cárcel de Cancún y en el Cereso de Chetumal, lo cual es una bomba de tiempo”. Tampoco, nadie le hizo caso…
Ahora, en sus primeras declaraciones tras las rejas, Mendoza Argüelles asoció a May Villanueva con la fuga de cinco presos. Dijo algo gravísimo: que ella mantenía relaciones amorosas con el cubano que se escapó –Onel Ernesto--, a lo que la funcionaria respondió que era falso, que es una “venganza” del ex director de la cárcel porque no quería reconocer que era la jefa.
Sin embargo, ella admitió que conoció al cubano en la cárcel de Chetumal, donde él estaba recluido, y que le pidió fuese trasladado al penal de Cancún. Se vieron varias veces. La funcionaria dijo que intercedió ante las autoridades federales y logró que Onel Ernesto consiguiera su propósito.
Tan sólo por ese “detallito”, Verónica May debería ser separada de su cargo y permitir así una investigación libre de sospechas. Una investigación que, enhorabuena, el gobernador del estado ya prometió que se realizará. Pero que llegue al fondo, demanda la ciudadanía…
----- --------------

*Carlos Cantón Zetina es un periodista tabasqueño con una vasta trayectoria profesional de 45 años. Fue reportero y Jefe de Información del diario Excélsior y director general de las revistas de circulación nacional Quehacer Político, Polémica y Huellas.
http://carloscantonzetinadice.blogspot.com
http://laverdadseimpone.blogspot.com
Twitter: @cantonzetina