Traductor

2 may. 2011

EN TABASCO, EL TRANSPORTE PÚBLICO ES UN "COCHINERO"...Y NEGOCIO DE ANDRÉS GRANIER


Lunes 2 de Mayo 2011.

TESTIGO!
OTRO ATRACO DE GRANIER

+ El contubernio con su consuegro Cruces Galán en la venta de vehículos
+ Ordena en Tabasco talar ¡512 árboles! para que circulen automóviles
+ Un “cochinero” el transporte público: ya viene otra alza de tarifas

“Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada”: Edmund Burke

Por CARLOS CANTÓN ZETINA*
carlos_cantonz@hotmail.com

¡Otro atraco del granierato contra los tabasqueños!...
El anunciado aumento de tarifas al transporte público en Tabasco sacó a relucir el “cochinero” en que el mal gobierno del títere Andrés Granier Melo tiene convertido a ese sector pero también provocó una de las más furiosas y generalizadas protestas de la población, que en más de 70% utiliza el servicio.
Con todo y el malestar ciudadano, lo más seguro es que el “Chelo Despensa” aplique el incremento y aseste un nuevo golpe a la ya muy deteriorada economía de las familias tabasqueñas. Exprimirlas más, burlarse de nuevo de ellas es lo que menos le ha importado. A menos que, ¡ya!, el pueblo le ponga un alto.
Nada hace el granierato para abatir el escandaloso desempleo ni para mejorar el salario mínimo, que está estancado: tuvo su último incremento en diciembre de 2010, de sólo 2.28 pesos (de 54.47 pasó a 56.75 pesos).
Con su escuálido cerebro, Granier tampoco puede poner orden en la operación de taxis, autobuses y combis ni mejorar el servicio. Ante la demanda de los concesionarios para subir tarifas, recurre otra vez a su táctica de culpar a otros de su ineficiencia. Igual que en el caso de las inundaciones, su cómoda actitud es zafarse y culpar al gobierno federal. ¡Para eso sí es bueno!...
Son los “gasolinazos” autorizados por la Secretaría de Hacienda federal los responsables de esta situación, proclama para eludir su responsabilidad. Y hay quienes se van con la finta. Lo cierto es que Poncio Pilatos se queda corto ante el dictadorzuelo choco.
Pero en el fondo del problema, como voces ciudadanas lo han revelado, subyacen los negocios millonarios e ilícitos que realiza Granier en materia de transporte urbano y suburbano, como en otros muchos rubros.
Junto con su nefasta parentela saca jugosas ganancias del Transbus y también en la venta de vehículos en contubernio con su consuegro Sergio Antonio Cruces Galán, cuyo hijo Sergio Cruces Fernández es marido de Paulina Granier Calles.
La mujer del supuesto “mandatario estatal”, Teresa Calles, es la encargada de persuadirlo para que el empresario automotriz haga de las suyas. Es que es quiere mucho a su yerno. Son igual de avariciosos. Dios los hace y ellos se juntan…
(Cruces Galán es un redomado defraudador que varias veces ha sido acusado de vender unidades usadas como nuevas, entre otras lindezas).
El “Transabus” como ingeniosamente fue bautizado por los tabasqueños, es parte de la cadena de trinquetes del supuesto mandatario estatal. Es un botín familiar, pues la vox populi señala al menos al pillo Fabián Granier Calles --otro de los hijos del “Chelo”-- como uno de los grandes beneficiarios.
Así, se explica que el inescrupuloso gobernador invierta recursos públicos para ampliar cada vez más las rutas de ese medio de transporte, calificado por su aparato propagandístico --que mucho dinero le cuesta a Tabasco-- como uno de los “grandes éxitos” de su fallida administración. Le valen un comino las cotidianas quejas de la ciudadanía de que el servicio de las 205 unidades del “Transabus” es malo, lento y caro. Hoy cobra 7 pesos al usuario, y el gobierno autorizaría un peso más, para elevarlo a 8.
(En un estado más pobre como es Chiapas, en Tuxtla Gutiérrez el “Conejobús”, transporte público de mejor calidad que el de Villahermosa, y que además es ecológico, cobra sólo 4.50 pesos por cruzar toda la ciudad. Y la tarifa era de 4 pesos, hasta el pasado 26 de abril en que se le subió 50 centavos. Los adultos mayores y discapacitados pagan únicamente entre 2.50 y 3 pesos; los estudiantes, cuatro).
Que vengan más vehículos a inundar el estado, a como dé lugar, es la consigna granierista. Porque así se hincha más de dinero… junto con sus parientes políticos, como Cruces Galán, propietario del Grupo Cruces que vende más del 40 por ciento de los automotores que circulan cada año en Tabasco y que ha extendido su imperio a Veracruz, Campeche y Chiapas.
Y en aras del negociazo automotriz y del transporte público, que le dejará millonarios dividendos aún cuando deje de ser gobernador, Granier ha dado la infame orden de talar 512 árboles en la zona de Ciudad Industrial de Villahermosa para ampliar carriles de pavimento.
Éste es otro de los sucios negocios en que está involucrada la Familia Real en mala hora instalada en la Quinta Grijalva. Allí, el cómplice de la marioneta de Humberto Mayans es otro empresario consentido del régimen, el constructor Manuel Santandreu, el mismo que ha sido beneficiado con muchas obras oficiales como la Plaza Bicentenario y otras del Plan Hídrico. Sus empresas colocan asfalto en las zonas donde el gobierno arrasa con los árboles.
Desforestar para ampliar carriles e incentivar el uso de automóviles. Todo, para que los Granier y sus voraces compinches Santandreu y Cruces Galán se beneficien económicamente. ¡Qué crimen contra los tabasqueños!.
En vez de promover el uso del transporte público o medios alternativos como la bicicleta, se opta por arrancar plantas para que puedan pasar más automóviles.
Apenas antier sábado, una multitud de ciudadanos indignados no pudo impedir que en la Ciudad Industrial entraran en acción las motosierras de la Secretaría estatal de Comunicaciones y Transportes (SCT), cuyo titular es Aquiles Domínguez Cerino, el mapache electoral perteneciente a las huestes de Mayans, quien lo impuso en ese cargo después de que lo tenía como Subsecretario de Gobierno. El pretexto oficial para derrumbar árboles es que es una cuestión de “modernización”, y porque “hay mucho tráfico vehicular en esa zona de acceso a la ciudad de Villahermosa”.
La dupla Granier-Mayans demuestra que ha sido vil mentira su discurso a favor del medio ambiente y su queja sobre el cambio climático. De nuevo, dan el ejemplo de cómo se puede desgraciar a Tabasco en sólo cuatro años
El “generoso” gobernador entregó el viernes 29 de marzo nuevos permisos para taxi a 266 personas en el municipio de Centro. Y lo hizo en la Quinta Grijalva (no en Palacio de Gobierno), para recibir allí, cual si fuese jeque árabe --como siempre lo hace-- el agradecimiento de la gente y hacerle sentir a ésta los “grandes favores” que le hace. La eterna demagogia rascuache, el atole con el dedo de todos los días…
Es un plan con maña del repudiado Granier, pues ahora cada uno de los nuevos taxistas tendrá que desembolsar alrededor de 150 mil pesos para adquirir vehículos modelo 2011 con aire acondicionado y hasta con sistema GPS. Tienen un plazo de 45 días. Y allí está, listo para vender, el socio Cruces Galán.
El consuegro de Granier es un todo un vivales, nada de fiar. Existen varias denuncias en su contra. Por ejemplo, el 18 de mayo de 2010, el Diario del Istmo publicó que su empresa en Veracruz, “Cruces Automotriz, S.A. de C.V.” defraudó al ex alcalde de Coatzacoalcos, Alfonso Morales Bustamante con la venta de una Hummer que resultó chatarra.
La Profeco sancionó al dueño de la compañía, Sergio Antonio Cruces Galán, con 619 mil 521 pesos. “Luego trascendió --dijo el periódico-- que la misma empresa está involucrada en 10 fraudes más, y se comprobó que vende unidades usadas como nuevas”.
¿Y no que no es negocio un taxi, y por eso piden aumento de tarifas?. ¿No que hay un excesivo número de vehículos en Villahermosa?. Un brutal contrasentido, sólo explicado por el loco afán de quienes detentan el poder de seguir enriqueciéndose y adquirir propiedades lo mismo en Mahahual y Cancún (en Quintana Roo) que en Miami y otras partes del extranjero.
La cursi frase acuñada por Granier --promesa de campaña-- de “Transformar a Tabasco” se distorsiona día con día. Sí, transformarlo pero… para hacerlo un paraíso de la corrupción y la impunidad. Sí, transformarlo pero… para saquearlo.
Con el inminente incremento de las tarifas, pospuesto para cuando concluya la Feria Tabasco 2011, el Transbus pasaría de 7 a 8 pesos y las combis de 6 a 7 pesos, mientras que los taxis cobrarían desde 25 hasta 45 pesos por viaje, y los radio-taxis aumentarían 5 pesos por sector. Apenas el año pasado el gobierno estatal autorizó un alza. Ya el bandido Aquiles Cerino dijo que “todo se debe a que el gobierno federal sigue autorizando el aumento al precio de gasolina y diesel”.
En materia de transporte público, como las demás áreas del gobierno de Tabasco, los funcionarios han incurrido en mil corruptelas en perjuicio de la ciudadanía. Aquiles Cerino es el ejemplo más preclaro. El tráfico y reventa de placas de taxis es una mina de oro.
Y el granierato le ha mentido a los tabasqueños: varias veces anunció que “ahora sí” taxis, camiones y combis darán un buen servicio. Que tendrían aire acondicionado y se acabaría con los “colectivos”. ¡Puras mentiras!.
Sin embargo, ya hay antecedentes de que cuando el pueblo decide un cambio, cuando se determina a ponerle un “¡ya basta”! al mal gobierno, lo logra:
El 17 de mayo del 2010, ante la presión de los concesionarios del transporte, Granier autorizó un incremento en la tarifa de taxis: de 20 pesos subió a 30. Pero tras una semana de intensas protestas de la ciudadanía, decidió anular ese aumento.
¿Volvería a protestar así el pueblo?...


---------------- --------------------------
*Carlos Cantón Zetina es un periodista tabasqueño con una vasta trayectoria profesional de 45 años. Fue reportero y Jefe de Información del diario Excélsior y director de las revistas de circulación nacional Quehacer Político, Polémica y Huellas.
http://carloscantonzetinadice.blogspot.com
http://laverdadseimpone.blogspot.com
http://cantonzetinadice.blogspot.com

Twitter: @cantón zetina