Traductor

20 oct. 2011

LA TENEBRA DE HUMBERTO MAYANS CONTRA LA RENDICIÓN DE CUENTAS EN TABASCO


Viernes 21 de Octubre 2011

TESTIGO!
¿QUIÉN CONFÍA EN GRANIER?

+ Manejo deshonesto de recursos federales y donativos para damnificados desde 2007
+ Sin transparencia, el Gobierno de Tabasco inhibe apoyos por las inundaciones
+ Humberto Mayans maniobró en el Congreso para evitar rendición de cuentas

“Es prudente no fiarse por entero de quienes nos han engañado una vez”: René Descartes


Por CARLOS CANTÓN ZETINA*
carlos_cantonz@hotmail.com

Inundado por quinto año consecutivo, Tabasco requiere y merece mucho apoyo, de toda índole. Miles de familias sufren porque otra vez están bajo el agua, y nuevamente también hay daños severos al campo, a viviendas, a carreteras y caminos, a escuelas, a hospitales, comercios…
¡Qué bueno que empezó a fluir la contribución del gobierno federal y de organizaciones civiles y empresariales!.
¡Qué malo que la administración priista de Andrés Granier se ha caracterizado por una absoluta falta de transparencia en el manejo de las finanzas públicas, y en particular de la ayuda humanitaria!.
Cinco años en que no hay rendición de cuentas a la sociedad tabasqueña. Se sabe aquí y en China. Lamentablemente esto inhibe el apoyo tan necesario en estos momentos para los damnificados de casi todos los 17 municipios del estado.
Hay que decirlo claramente: no hay confianza en que el granierato maneje con rectitud los donativos y aportaciones, ni en que vigile que se entreguen de forma directa e inmediata --¡y completita!-- a los afectados.
Y es una desconfianza ganada a pulso. En 2007, cuando ocurrió la más severa de las inundaciones, el gobierno local “desapareció” cientos de millones de pesos y aportaciones en especie --comida, medicinas, ropa-- que llegaron de varias partes del mundo. El mismo trinquete oficial se repitió en las anegaciones de 2008, 2009 y 2010.
Más aún: el jueves 22 de noviembre de 2007, cuando Tabasco estaba bajo el agua, Granier maniobró por medio de Humberto Mayans (Secretario de Gobierno) para que los diputados federales del PRI y PAN rechazaran una ley propuesta por la legisladora perredista Mónica Fernández Balboa, que preveía candados para el manejo transparente de los recursos federales y donativos enviados al estado y concentrarlos en una cuenta especial de Banobras. ¡Es que eso iba a amarrarles las manos a los dos compadritos!...
¿Y qué pasó con el flamante Consejo Ciudadano para la Reconstrucción de Tabasco (CCRT), creado con gran pompa por Granier en aquel noviembre de hace cuatro años, con 17 ilustres personajes?. Tenía que “vigilar” el uso honesto de la ayuda nacional e internacional, y es hora de que no termina de informar sobre el verdadero destino que se le dio.
En julio de 2009, la Asociación Ecológica Santo Tomás, A.C., que le dio seguimiento a los recursos federales canalizados a Tabasco a través del FONDEN durante la tragedia de 2007, denunció que “no hubo claridad --del granierato-- en la aplicación de 3.500 millones de pesos”. Y que la Secretaría de Administración y Finanzas del gobierno del estado “debía explicar el uso de 462 millones de pesos para creación de nueva infraestructura, que no reconstrucción de la dañada por las inundaciones, lo que violentó las reglas de operación del FONDEN”.
En Tabasco, la opacidad gubernamental ha permitido una corrupción de escándalo, reflejada en los nuevos millonarios del sexenio; ofensivos despilfarros como los famosos “bonos de fatiga”, la renta de aviones privados para uso del gobernador y su familia, y el desvío de recursos públicos para las campañas electorales del PRI.
Organismos oficiales que están obligados legalmente a contribuir a la transparencia, no sirven. Están al servicio de Granier, no del pueblo. Lo mismo la Secretaría de la Contraloría estatal que el Instituto Tabasqueño de Transparencia y Acceso a la Información Pública (ITAIP). Ya ni hablar del “honorable” Congreso local y su órgano “fiscalizador”.
La burra no era arisca…
De la corrupción del granierato y su turbio manejo de los altísimos presupuestos estatales --170 mil millones en cinco años-- y de los apoyos extraordinarios en el caso de las inundaciones, existen constancias. Veamos algunas recientes, de este año:
1.- El 10 de mayo, Tabasco fue considerado como uno de los estados más corruptos por la organización no gubernamental Transparencia Mexicana, al dar a conocer el Índice Nacional de Corrupción y Buen Gobierno (INCBG). Un crecimiento de 27% entre los años 2001 y 2010. Las cifras reflejaron que el estado ha permanecido durante los últimos cinco años en el 6º lugar de corrupción en el país.
2.- El 12 de enero, un estudio elaborado por Coparmex ubicó a Tabasco como uno de los estados donde más se percibe la corrupción, entre otros rubros. (En desarrollo democrático, lugar 20 de 32). Daniel Vázquez Díaz, presidente del organismo en el estado, dijo --basado en el propio informe-- que para que Tabasco avance, “requiere mejorar los índices de transparencia gubernamental”. Otros aspectos negativos: desempleo, pobreza e inseguridad pública.
3.- El 11 de febrero, Emmanuel Sibilla Oropeza, prestigiado periodista tabasqueño --con su hermano Chuy conduce “Telerreportaje”--, escribió el texto “Quien oculta, algo esconde”, en el que cuestiona la claridad en el manejo de los dineros del pueblo tabasqueño. Se preguntó: “¿Por qué les duele tanto a quienes nos gobiernan el tema de la transparencia? ¿No tendrían que ser las propias autoridades las primeras interesadas en abrir las puertas y tirar los velos? ¿De qué sirve escuchar en los discursos que se presumen los avances en la materia, cuando en la práctica las resistencias se imponen?”.
El conductor radiofónico añadió: “Se oculta, ¿porque las cosas no están bien?, ¿porque las cuentas no cuadran?, ¿porque no se ha hecho un buen manejo de los recursos?, ¿porque sería tanto como reconocer lo que algunos han señalado en torno a que esta administración está en quiebra?, ¿que hay un desorden total?, ¿no se entiende por qué pretenden reservarse información cuando toda debería de ser pública?. ¿Qué se evidenciaría?, ¿la falta de capacidad?, ¿los negocios de algunos?; ¿a qué le temen?. Si fluyera la información, no habría especulación”.
Además, Sibilla --con indiscutible autoridad moral-- apuntó: “Por ello insisto ¿por qué las resistencias a informar?, ¿habrá algo tan grave detrás que se tiene que esconder? Los consejeros del Instituto Tabasqueño de Transparencia han tenido que levantar la voz, consideraron como “un franco retroceso en la materia”, “una actuación arbitraria y negligente”, las negativas que han recibido de la Secretaría de Finanzas de Tabasco; sí, la que maneja el dinero de todos y la que en teoría debería de hacer hasta lo imposible por rendir cuentas escrupulosamente…”
Ciertamente, el despilfarro y la falsa “austeridad” que nadie cree (pero que Granier usó como pretexto para despedir a unos 4 mil burócratas y eliminar programas sociales); el manejo discrecional y a espaldas de la sociedad de los recursos públicos, provocan que las arcas gubernamentales estén en aparente bancarrota.
No hay dinero para afrontar contingencias y auxiliar a las familias afectadas. Se depende de la “buena fe” de Felipe Calderón, y de los particulares. Sí hay dinero, en cambio, para malgastarlo en cuidar imágenes personales, hacer proselitismo político o invertir en negocios personales.
Todavía se recuerda que a José Manuel Sáiz Pineda, titular de la Secretaría de Administración y Finanzas (SAF), le incautó la PGR ocho millones de pesos que llevaba en una avioneta su socio y prestanombres Martín Alberto Medina Sonda. Fue en noviembre de 2007, cuando más de un millón de tabasqueños tenían el agua hasta el cuello. ¿Para qué era ese dineral?. Pues para comprar propiedades en Yucatán. ¡Y ese es el funcionario que está a cargo de los dineros del pueblo!.

--------------o--------------

EL SUCIO MAYANS.- El 23 de noviembre de 2007, el diario La Jornada hizo la denuncia: Granier “maniobró por medio de su secretario de Gobierno, Humberto Mayans Canabal, para evitar que la Comisión de Gobernación de la Cámara de Diputados (federal) aprobara ayer la ley que proponía constituir el fondo de recursos de reconstrucción para Tabasco y Chiapas”. El periódico acusó: “Mayans envió dos tarjetas informativas a los legisladores del PAN y del PRI para que se votara en contra del dictamen respectivo”. Es decir, el que presentó la tabasqueña Mónica Fernández para obligar al “Chelo Despensa” a rendir cuentas de la ayuda humanitaria.
“Los diputados panistas Diódoro Carrasco, quien preside la comisión, y Juan José Rodríguez Prats impugnaron el dictamen a partir de la línea que les trazó Mayans y desecharon el proyecto de dictamen”, añadió.
(Ver la nota de La Jornada en este link:

http://www.jornada.unam.mx/2007/11/23/index.php?section=sociedad&article=051n2soc

--------------------------------------------- -----------------------
*Carlos Cantón Zetina es un periodista tabasqueño con una vasta trayectoria profesional de 45 años. Fue reportero y Jefe de Información del diario Excélsior y director general de las revistas de circulación nacional Quehacer Político, Polémica y Huellas.

http://carloscantonzetinadice.blogspot.com
http://cantonzetinadice.blogspot.com
http://laverdadseimpone.blogspot.com
http://carloscantonzetina.blogspot.com
Twitter: @cantonzetina

18 oct. 2011

ANDRÉS GRANIER REPARTE COMO "DÁDIVA PERSONAL" LOS APOYOS DE LA FEDERACIÓN


Martes 18 de Octubre de 2011.
TESTIGO!

INUNDACIÓN ELECTORERA

+ Andrés Granier utiliza políticamente la quinta tragedia consecutiva en Tabasco
+ Apoyos de la Federación: el gobernador hace caravana con sombrero ajeno
+ 130 mil tabasqueños bajo el agua, y el “Chelo” no hizo obra alguna para evitarlo

“La única cosa peor que un mentiroso es un mentiroso hipócrita”: Tennessee Williams


Por CARLOS CANTÓN ZETINA*
carlos_cantonz@hotmail.com

“¡Bendito sea Dios!”, ha de pensar el muy católico Andrés Granier, pues le llegó la oportunidad que cada año espera con febril ansiedad: medio Tabasco ya está inundado y él, con rostro compungido y su ensayada pose de “Salvador del Pueblo”, se toma la foto junto a los damnificados. Es vil hipocresía: en el fondo está gozoso, y listo para sacar raja…
“¡Alabado sea el Señor!”, quizá clama Granier, porque la Federación le manda miles de despensas con las que, por quinto año consecutivo de anegaciones, engaña a las familias afectadas haciéndoles creer que es una generosa dádiva que él les otorga, y no un apoyo --por Ley-- de Calderón. Es la “caravana con sombrero ajeno” de siempre. Y, esta vez, la intentona de recuperar una popularidad que él mismo hizo trizas…
(Sí es una bendición que organizaciones civiles e instituciones privadas y otros gobiernos brinden apoyos. Lo malo es que jamás llegan en su totalidad a los tabasqueños que desgraciadamente se van al agua. Y no sólo son despensas: ONG’s y el Gobierno Federal, vía FONDEN, aportarán cientos de millones de pesos en efectivo, que como en 2007 se robará el granierato ).
“¡Dios es Grande!”, seguro afirma el inefable “Chelo Despensa” porque ya puede entrar en acción y lucir su infinita demagogia, amén de “clavarse” miles de las cajas con comestibles, agua y medicinas que envía sobre todo el gobierno calderonista y que, sigilosamente, Granier embodega para donarlas a las campañas electorales del PRI, su partido. El gobernador se aprovecha del dolor humano para comprar conciencias y consumar fraude en el 2012.
(Aspirantes priistas ya empezaron a lucrar políticamente con los donativos. El diputado priista José Carlos Ocaña Becerra fue acusado de ello. Y en medio de la tragedia, Luis Felipe Graham lleva agua a su molino… junto con sus “caravanas de salud”.)
“¡Suerte te dé Dios!”, debe decirse a sí mismo Granier, ya que llegaron sus tiempos de apapachar a la gente que otra vez sufre y pierde su escaso patrimonio; de meterse al agua y convivir con los pobres, pero sólo un ratito; de recibir agradecimientos inmerecidos que alimentan su ego. Como si una palmadita en el hombro borrara todas las corruptelas, ineficiencias y omisiones de su mal gobierno. Cínico, reitera su eslogan ante los jodidos: “No están solos, cuentan conmigo. Como en años anteriores, vamos a salir adelante”.
(Seguramente “El Chelo” repetirá su chou del 31 de octubre de 2007, cuando su viejo y arrugado rostro se cubrió de lágrimas para “exigirle” al presidente de la República que no permitiera más inundaciones en el Edén).
“¡Demos gracias a la Virgen!”, a lo mejor pide porque ya la prensa oficialista concede sus principales espacios para “informar” que el señor gobernador realiza “su mejor esfuerzo” para atender a la gente pobre, que siempre es la más perjudicada. Porque también le “comunica” a la sociedad que si no hay ayuda para todos, no es por culpa de “El Chelo Despensa” --¡para nada!-- sino por negligencia de la Federación que se hace como el Tío Lolo…
“¡Ave María Purísima!”, quizá masculla ante la dorada oportunidad de insistir en su cantaleta anual de “reubicar” a la gente inundada. Pero sólo le ha dado casas mal construidas y mal situadas, que también se van a pique. Un ejemplo: el fraccionamiento “Gracias México”, en 2007.
“¡De arrepentidos está lleno el reino de los cielos!”, diría finalmente el inepto mandatario después de que hizo a un lado su aberrante Ley Anti-rumores (la que castiga a los cibernautas “alarmistas”) y pidió que todo mundo utilice el Twitter y las redes sociales para “ayudarlo”. O sea: sólo por esta vez los rumorólogos no serán encarcelados. Así de elásticas son las leyes para Granier…
Lo que no es una bendición del cielo, sino una desgracia más, es que en este nuevo octubre-negro para Tabasco haya --hasta el lunes 17 de octubre-- unos 130 mil damnificados por el desbordamiento de siete ríos, entre ellos los más caudalosos: Usumacinta y Grijalva. De los 17 municipios del estado, 10 padecen inundaciones y existen 320 mil hectáreas de cultivo y pastizales siniestradas, lo que afecta a 18 mil productores.
La ganadería también está colapsada: del millón 850 mil cabezas, casi 50% resiente daños. Y más de 2 mil establecimientos comerciales ya son afectados.
La infraestructura carretera, de por sí destruida por la negligencia del granierato, ahora está peor. Y fallan la electricidad y la telefonía: cientos de comunidades están incomunicadas.
Negro es el presagio de que seguirán los torrenciales aguaceros. Peligran no sólo las modestas pertenencias de la gente, sino incluso sus vidas.
¿Qué hace Granier?... lo de cada año. Aparte de obsequiar despensas que no costea su gobierno, ¡llevar a los poblados algunas bombitas para que saquen el agua de las casas!. Y hasta en eso caravanea con sombrero de otros: Pemex y Conagua aportan el mayor número de esos aparatos.
De que manipula a su antojo la ayuda de la Federación, dio cuenta el diario Reforma el domingo 16: Rubén Hofliger Topete, director general del Fondo Nacional de Desastres (Fonden), anunció que investigará por qué 2.500 despensas con logo de esa institución federal, Granier las empezó a repartir por anticipado e indebidamente. Aún no se había dado la declaratoria de emergencia pero al gobernador ya le urgía pararse el cuello. Para eso sí es bueno…
Y aguas, porque ya entró en acción también la copetuda Teresa Calles: abrió en el DIF un centro de acopio para recibir insumos. ¿Se hará un uso electorero de esa ayuda?. Igual hay que vigilar a Mario Bustillos Borges, para que las 70 toneladas de ayuda humanitaria que dispuso la Cruz Roja Mexicana, el rufián delegado en Tabasco no las guarde para las campañas del PRI. Es un mapache hechura de Humberto Mayans.
No crea el lector que exageramos: Tabasco acaba de ser ubicado como uno de los cinco estados peor calificados en materia de transparencia presupuestal, según un estudio del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).
¡Aquí nadie rinde cuentas claras!.

LO QUE GRANIER NUNCA HIZO

Es falso que el problema de las inundaciones en Tabasco sea responsabilidad exclusiva y total del Gobierno Federal, como Granier y su aparato propagandístico han pretendido convencer al pueblo. El estado puede y debe hacer algo. Pero no quiere.
Prácticamente se ha limitado a construir pequeñas obras que son inútiles parches, y a colocar su tradicional costalería --el negocio de su hijo Fabiancito-- que no detiene el agua pero sí afea la ciudad. Ya volvió a encostalar la cabeza olmeca del parque-museo La Venta, figura emblemática de Tabasco. La deprimente escena, otra vez, llega a todo el mundo como símbolo de la ineptitud de Granier.
Una de las “Acciones Fundamentales para Rescatar a Tabasco” que dio a conocer el domingo 9 el ex senador Oscar Cantón Zetina detalla lo que, por cuestiones de Humanidad y para la protección de la gente y su patrimonio, pero también por la sobrevivencia del mismo estado, debe hacer el gobierno local:
“Un verdadero plan de obras hidráulicas que empiece con el dragado de todos los cuerpos de agua, incluidas las presas del Alto Grijalva. Esto ya se hacía antes pero hace unos 50 años que trabajó la última draga en el río Grijalva. Es de sentido común que si los ríos están azolvados, el agua buscará espacio aunque se desborde. Este problema, como muchos otros, no es tanto de dinero sino de voluntad política. Además se generarían empleos”.
Significa que la solución es sencilla y, en gran medida, ha estado en manos de Granier, quien en los últimos cinco años contó con un colosal presupuesto de más de 170 mil millones de pesos.
¿Cómo puede explicarle a los tabasqueños que incluso la Laguna de las Ilusiones en Villahermosa esté ahora desbordada por el Vaso Cencali, si no ocurría desde 2007?.
Sencillamente porque no ha habido trabajo de desazolve. Recordemos que se trata de un cuerpo de agua, alimentado por mantos freáticos y no por ningún río. Jesús Alí, “El Bizco Talador” que cobra como alcalde de Centro, en lugar de dragar la laguna --y descontaminar Cencali-- prefirió atrofiarla con un horrible puente, mediante millonario despilfarro… sólo para promover su imagen personal. Es una obra de relumbrón, y por ende prescindible.
¿Cómo puede justificar que otra laguna, “El Negro”, esté hoy inundando a la colonia Casa Blanca y otras áreas?. La causa: tampoco hay dragado.
¿Cómo puede argumentar, en fin, que se le dé prioridad a Villahermosa por encima del resto de municipios, en lo que se refiere a trabajos anti-inundaciones?. No hay otra respuesta: en la capital está la gran reserva de votos para el PRI. Esta inundación tiene un tufo electorero…

------------------------------------------- ------------
*Carlos Cantón Zetina es un periodista tabasqueño con una vasta trayectoria profesional de 45 años. Fue reportero y Jefe de Información del diario Excélsior y director general de las revistas de circulación nacional Quehacer Político, Polémica y Huellas.
http://carloscantonzetinadice.blogspot.com
http://cantonzetinadice.blogspot.com
http://laverdadseimpone.blogspot.com
http://carloscantonzetina.blogspot.com
Twitter: @cantonzetina