Traductor

6 feb. 2015

EMILIANO NOVELO, EL TRAMPOSO AUDITOR DE QUINTANA ROO... Y PEÑA NIETO SIGUE CON SUS EMBUSTES

EMILIANO NOVELO. EL EXTERMINIO DE LOS OPOSITORES A BORGE
                                                             Cancún, Q.R., Viernes 6 de Febrero 2015
CONSTE!

EL INDECENTE AUDITOR DE Q.ROO

+ Emiliano Novelo, “tapadera” del desvío de millones de pesos; “Chanito” inocente

+ Auditoría a Secretaría de Salud, un cochinero. Y Peña Nieto sigue con estupideces

                                      CARLOS CANTÓN ZETINA*
                                     carlos_cantonz@hotmail.com

Acusado de favorecer a funcionarios del PRI y castigar sólo a los opositores al  gobernador, denunciado también por violentar los derechos humanos, Emiliano Novelo Rivero es el gran encubridor de  millonarios desvíos de los dineros públicos que manejan el  gobierno  estatal y los diez ayuntamientos de  Quintana Roo, todos de filiación priista.

(En 2013,  el tricolor ganó todas las alcaldías y la mayoría en el Congreso, entre un cúmulo de acusaciones de fraude electoral).

Titular de la Auditoría Superior del Estado (Aseqroo), Novelo es un experto en maniobras truculentas que incluyen presunta  falsificación de  documentos y maquillaje de  cifras, todo lo que sea necesario para  tapar corruptelas de funcionarios.  La manipulación es sistemática e impune.

El auditor es hábil   para hacerse de la vista gorda ante el desbarajuste (y robo)  en el manejo de los dineros del pueblo.

Es el auditor que no audita, no muy diferente a Virgilio Andrade Martínez, el investigador que no investiga a EPN.

Eternizado en el cargo,  ha incumplido sus deberes constitucionales y hecho trizas la autonomía del órgano fiscalizador que depende formalmente de la Cámara de Diputados de Quintana Roo aunque en realidad su jefe es el gobernador priista Roberto Borge Angulo.

Otros dos mandatarios estatales del PRI  han sido patrones del auditor:

Lo impuso en el cargo,  el 16 de marzo de 2005,   el entonces gobernador Joaquín Hendricks Díaz, y después  le sirvió a Félix  González Canto quien ordenó ratificarlo  el 15 de abril de 2010 para  dejarle un auditor a modo a su sucesor Borge, mandatario estatal  desde  el 5 de abril de 2011.

Fuera de la ley,  Novelo  contribuye a la falta de transparencia que impera en Quintana Roo. Cuenta  con la anuencia cómplice del Congreso  y de quienes  lo  han jefaturado, como José Luis Toledo Medina  “Chanito”, quien recientemente pidió licencia para convertirse en candidato a diputado federal.

Inexistente la vigilancia de  la Aseqroo, buena  parte de la millonada que cada año envía  el Gobierno Federal y que debería ser aplicada para mejorar   las condiciones de vida de las familias  quintanarroenses, se va a los bolsillos de funcionarios.

Este año, el presupuesto estatal  es de 24.235 millones de pesos, que en más del 70% es aportado por la Federación.  Muchísimo dinero que se maneja en total opacidad.

Dueño de concesiones de taxis en Cozumel, como se hizo público en 2013, Novelo Rivero es irresponsable porque “evalúa” al vapor los gastos de las dependencias gubernamentales: los da como intachables a pesar de que  las auditorías son deficientes.  

Con impresionante cinismo, reconoció públicamente, en un dictamen que elaboró en 2013,  que no puede revisar cabalmente el gasto  gubernamental  porque la Aseqroo  carece de los recursos humanos, materiales y financieros.

Buen  pretexto para hacerse de la vista gorda ante el desbarajuste (y robo)  en el manejo de los dineros del pueblo.

Y, conchudo a no más poder,  pide que le asignen mayor  presupuesto a esa inútil dependencia oficialista.

La auditoría que realizó en 2013 a los Servicios Estatales de Salud (Sesa) es un botón de muestra de cómo se las gasta.

Todo está  bien, concluyó.

ROBERTO BORGE Y FÉLIX GONZÁLEZ
Pero el auditor ha sido desmentido por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) que sí hace bien su trabajo. En marzo del año pasado detectó irregularidades en Sesa  por más de 6.5 millones de pesos, correspondientes a los recursos federales transferidos en 2012,  por concepto de Cuota Social (CS) y la Aportación Solidaria Federal (ASF) en el estado.

En 2013, la dependencia encargada de vigilar la salud de los quintanarroenses tuvo un gigantesco  presupuesto de 3.314 millones de pesos, la mayor parte proveniente del Gobierno Federal.   Tan sólo del FASS (Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud)  fueron  mil 154 millones de pesos.

La “auditoría” a Sesa fue del 1 de enero al 31 de diciembre de 2013, año en que  tuvo dos directores: Rafael Alpuche Delgado (hasta el 4 de junio) y Juan Lorenzo Ortegón Pacheco, el todavía titular.

Contradictorio, Novelo  afirma en las conclusiones del dictamen que “el ejercicio del presupuesto se ajustó a los términos y montos aprobados” pero a continuación dice:

“III. La evaluación del desempeño, eficiencia, eficacia y economía en el cumplimiento de los programas aprobados en los presupuestos, no fue posible  llevarla a cabo dadas las carencias tanto de recursos humanos como materiales y financieros, indispensables para el cumplimiento y desarrollo de trabajos y actividades adicionales enmarcadas en una Auditoría de Desempeño, mismas que requieren de una estructura operativa mayor a la que actualmente existe en esta Auditoría Superior del Estado, por lo que el cumplimiento de este objetivo estriba en el incremento asignado a este organismo”.

Con todo y que  “no fue posible”  (en sus propias palabras) realizar una adecuada auditoría, insiste en que no hay irregularidad alguna:

“VII.- (…) La administración, manejo y aplicación de recursos estatales, federales y propios, así como la celebración de contratos, convenios u operaciones que la entidad fiscalizada (Sesa) realizó,  se ajustan a la legalidad”.

No le consta pero dice  que todo es una maravilla de legalidad. Más cinismo, imposible…

Mientras la Aseqroo tiende cortinas de humo en la danza de millones que se consuma en Sesa, este miércoles 4 de febrero   enfermeros suplentes del Hospital General de Chetumal  se manifestaron en protesta por la falta de pago de cuatro quincenas por parte de la Secretaría de Salud a cargo de   Ortegón Pacheco. Denunciaron carencias de material y medicinas para realizar su trabajo;  que no cuentan ni con guantes para atender a heridos y enfermos.

El mal manejo del Seguro Popular (con recursos federales) ha sido una constante. En enero de 2012, una indígena maya se quejó ante el entonces presidente Felipe Calderón por el cobro del servicio y medicinas. “Aquí el gobernador (Borge)  es el responsable. Yo le doy para tu Seguro Popular y con ese dinero tiene que poner los médicos y las enfermeras”, expresó.   

Hay muchas deficiencias… y omisiones. El 27 de mayo de 2014, Borge anunció una inversión de 35 millones de pesos para el remozamiento del Centro de Salud de Leona Vicario, en Cancún. No ha cumplido.

                 UN AUDITOR BAJO SOSPECHA

Uno de los casos más escandalosos de la impunidad que la Auditoría Superior de  Emiliano Novelo ha decretado:

Encubrió  al ex alcalde de Solidaridad (Playa del Carmen) Filiberto Martínez y a quien fue su tesorero, José Luis Toledo “Chanito” de las irregularidades en el crédito de 386 millones de pesos  que aprobó el Cabildo el 19 de septiembre del 2011.  Más de la mitad del dinero del empréstito  no fue usado para las obras anunciadas, que por eso mismo quedaron inconclusas.

Y como el auditor  “no encontró”   irregularidad alguna en la administración de Filiberto  y  Toledo, el año pasado, el Congreso del estado  aprobó las cuentas públicas del 2012, omitiendo cualquier explicación o investigación sobre los 386 millones de pesos.

El actual alcalde de Solidaridad,  el priista Mauricio Góngora Escalante, mediante una solicitud de información hecha ante la oficina de transparencia, tuvo que  reconocer en septiembre del 2013 que del dinero del préstamo sólo tenían documentado poco más de 167 millones de pesos que se emplearon para iniciar las obras programadas y que no fueron terminadas.

Sin pudor, Góngora   ha fungido como “tapadera” y  tampoco explica en qué se empleó el resto del dinero solicitado por el  anterior gobierno.  

El 29 de septiembre de 2007, la  Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) emitió la recomendación 043/2007  en la  determina que autoridades de Quintana Roo, incluyendo a Novelo Rivero,  violaron las garantías individuales y cometieron actos ilegales contra el ex alcalde de Cancún,  Juan Ignacio García Zalvidea, El Chacho.  Basado en hipótesis, la Auditoría hizo que lo acusaran de peculado y encarcelaran más de un año entre 2005 y 2006.

 Otras  víctimas del inquisidor Novelo: la ex presidenta municipal de Tulum, Edith Mendoza Pino, del grupo político de Carlos Joaquín González (rival de Borge Angulo) y quien incluso fue encarcelada, y los ex alcaldes  de Cancún, Gregorio “Greg” Sánchez y Julián Ricalde Magaña, que llegaron al poder con la bandera del PRD.

El 6 de noviembre de 2006, diputados panistas y perredistas de Quintana Roo exigieron  la destitución del auditor,  porque rechazó  iniciar acción penal  contra el ex director  del Consejo para la Juventud y el Deporte del estado (Cojudeq), priista Moisés Pacheco Briceño, quien en 2004  no comprobó gastos por 5 millones de pesos.

El 9 de julio de 2014, el líder estatal del PAN, Eduardo Martínez Arcila, denunció que la Aseqroo persigue a  las anteriores administraciones municipales  (de oposición)  y no toca a  ningún  ex alcalde  afín al grupo del PRI.

En junio de 2014,  la Auditoría Superior  ratificó su  parcialidad al actuar en contra de ex regidores   del PAN y PRD en el municipio de Lázaro Cárdenas, por supuestos faltantes dictaminados en la cuenta pública de 2012. Nada contra  quienes fueron regidores del PRI.  
El 13 de septiembre de 2011,  el PRD adelantó una  denuncia penal contra   Novelo,  por la presunta falsificación de documentos con que dictaminó un faltante de  89.5 millones de pesos de la cuenta pública 2009 del ayuntamiento de Cancún (gobernado por el PRD).  Antonio Meckler Aguilera, líder de la fracción perredista  en el Congreso local, acusó: “En un lapso de diez meses está manejando tres dictámenes distintos”.

El 25 de febrero de 2013, el  alcalde de Cancún,  Ricalde Magaña,  acusó  al auditor  de absolver y darles impunidad  a nueve ex funcionarios del ayuntamiento, entre ellos los priistas Carlos Mario Joaquín Moguel y  Óscar Conde Canto, este último  primo del ex gobernador y  actual senador  González Canto.

                     PEÑA NIETO: LA ESTUPIDEZ

Quienes pensaron que la  designación de Virgilio Andrade Martínez en la Función Pública era una burla insuperable de Peña Nieto, ¡se equivocaron!.

La demostrada falta de inteligencia y de sensibilidad de EPN tiene  un nuevo capítulo cual si fuese telenovela (pero de horror) del Canal de las Estrellas tan ligado a Los Pinos.

Ahora resulta que el chaparrito de los caireles relamidos de plano dice que no puede (porque no está “facultado”) investigar como Dios manda a quien lo contrató y le paga sueldazo. Tampoco a Angélica “La Gaviota” ni a Luis Videgaray. A Peña porque era gobernador cuando compró la mansión en Ixtapan; a la señora, porque no es servidora pública, y al secretario de Hacienda, ¡pues porque es su amigocho!.



El pueblo pagará varios millones de pesos para mantener a   Andrade y a un ejército de “colaboradores”  pero ya desde ahora se sabe el veredicto: inocentes.  Por eso arrecian, sobre todo en redes sociales, los insultos y la burla del respetable. EPN se los ha ganado, por sus sandeces y su infinita soberbia.
-------------------------------------------------        -------------------------------
*Carlos Cantón Zetina es un periodista tabasqueño con una vasta trayectoria profesional de 45 años. Fue reportero y Jefe de Información del diario Excélsior y director general de las revistas que fueron de circulación nacional Quehacer Político y  Polémica.

@cantonzetina


No hay comentarios: